MULTAS POR CONDUCIR EN ESTADO DE ALARMA COVID-19

MULTAS POR CONDUCIR DURANTE EL ESTADO DE ALARMA

Estos días estamos viviendo una situación extrema debido al Covid-19 y desde las autoridades se nos ha pedido responsabilidad y adoptar ciertas medidas para salir lo antes posible de esta situación de alarma. En caso de no cumplirlas, los agentes de seguridad, ya sea Policía Nacional, las autonómicas, la Guardia Civil o las policías locales – que ya están estableciendo controles en las carreteras para vigilar la circulación y el cumplimiento del estado de alarma –  se podrán acoger a tres preceptos legales para multarte:

1. Las fuerzas del estado podrían multarte por realizar “conductas u omisiones que puedan producir un riesgo o un daño grave para la salud de la población”, según Ley de 2011 sobre salud pública. Las multas podrán ir desde los 3.001 hasta los 60.000 euros, aunque en caso de repetirse de forma reiterada se podría llegar hasta los 600.000 euros.

2. Ley de 2017 del Sistema Nacional de Protección Civil: Serán sancionadas aquellas personas que “incumplan las órdenes, prohibiciones, instrucciones o requerimientos” de cualquiera de las autoridades antes mencionadas. La sanciones van desde los 1.501 a los 30.000 euros, aunque de nuevo podría llegar hasta los 600.000 € en caso de que la actitud del detenido sea de “una especial peligrosidad o trascendencia para la seguridad de las personas o los bienes”.

3. Si los agentes te pararan en la carretera y te resistieras o desobedecieras sus órdenes, según el artículo 556 del Código Penal, se podría castigar con penas de cárcel entre los tres meses y un año.

Pero… ¿En qué casos se puede coger el coche en estado de alarma?

EXCEPCIONES:

  1. Por una causa de fuerza mayor o situación de necesidad totalmente justificada
  2. Para ir a comprar alimentos, a la farmacia o productos de primera necesidad
  3. Para asistir a centros sanitarios o médicos
  4. Para desplazarse hasta el centro de trabajo para aquellos que no puedan teletrabajar, incluidas entidades financieras o de seguros
  5. Para retornar al lugar habitual de residencia (nunca para ir a una segunda residencia)
  6. Para acudir a la asistencia o el cuidado de mayores, menores o personas dependientes, con alguna discapacidad o vulnerables.

Ante estas excepciones, en caso de quedarte sin combustible, podrás acudir a repostar a la gasolinera más cercana, puesto que es uno de los gremios que tienen permitido permanecer abiertos en este estado de alarma.

Por otro lado, el Real Recreto recoge que se debe circular solo en el vehículo y como excepción podremos ser acompañados por personas con discapacidad o por alguna causa justificada.