Antigüedad de un neumático

¿Cómo se identifica la antigüedad de un neumático?

Los neumáticos son el elemento más importante de cualquier vehículo por su contacto directo con el asfalto, por ello insistimos en comprobar periódicamente su desgaste y presión. Pero además de esto, es importante que sepamos identificar la antigüedad del neumático.

Aunque una rueda tenga una buena apariencia visual, sus cualidades se ven afectadas con el paso del tiempo perdiendo seguridad. Es por este motivo que debemos tener en cuenta las inscripciones que aparecen en su lateral, donde vemos, la fecha de fabricación, índices de velocidad y carga, las dimensiones del mismo o si son neumáticos de invierno, entre otras.

Lo primero que debemos hacer para reconocer la antigüedad del neumático es fijarnos en la inscripción DOT del perfil del neumático. Junto a estas siglas aparecen tres o cuatro caracteres (letras,números) que informan del lugar de fabricación y justo después, aparece el código de antigüedad del neumático. Por ejemplo, un neumático con la información “DOT XXXXXXX2716” fue fabricado la semana 27 del año 2016.
Desde el 2000, este código se compone por cuatro números fácilmente identificables. Los dos primeros indican la semana de fabricación y los dos últimos el año.

Aunque los neumáticos no caducan, debido a la fecha de fabricación es recomendable sustituirlos cada cierto tiempo o kilómetros, pues al estar compuestas por elementos químicos sus prestaciones de adherencia pueden verse afectadas con el paso del tiempo. Es decir, a pesar de que las condiciones de los neumáticos dependen de muchos factores, se recomienda sustituirlos antes de llegar a los 10 años, y si es antes, mucho mejor.

como usar la calefacción del coche

Cómo usar la calefacción de nuestro coche

Con el frío llegan los excesos del uso de la calefacción no sólo en casa o la oficina, en el coche también. Poner la calefacción del vehículo a una temperatura excesiva puede llegar a ser perjudicial por diversas razones. Por ello hacemos un repaso de cuál es el uso ideal que debemos hacer para que ni el coche ni nosotros nos veamos afectados.

Muchas veces nos entran dudas de cuál es la forma adecuada de usar la calefacción, desde Dealer Services aconsejamos el uso moderado de ésta y tener en cuenta los siguientes trucos:

  1. Espera a que se caliente el motor: La calefacción toma el calor del motor en funcionamiento. Debemos esperar a que este se caliente para que salga el aire en condiciones, sino nos saldrá el aire igual de frío que el exterior. Recomendamos circular unos minutos antes de activarlo.
  2. Abre la salida de los pies: Conseguiremos que la distribución del aire sea más uniforme si escogemos la opción de salida por la zona de los pies. Esto se debe a que el aire caliente tienes a subir en un ambiente frío, por lo que de este modo se distribuirá mas eficientemente.
  3. Modera la temperatura: La temperatura ideal para conseguir un ambiente más cálido y agradable es de 20-21 grados. De este modo no se maltrata el sistema de calefacción y se evitan peligros como que los cristales se estallen por el contrate de temperatura, que estos se empañen o que te de somnolencia.
  4. Combina la calefacción con el aire acondicionado para eliminar el vaho: Para eliminar la condensación que se acumula por las bajas temperaturas en nuestro coche, es conveniente enfocar el flujo del aire caliente hacia la luna. La temperatura recomendada es de 18-20 grados para no correr riesgo de dañar el cristal por la dilatación. Además, se recomienda usar conjuntamente con el aire acondicionado, porque este ayuda a eliminar la humedad del interior del coche.
Suspender ITV

La ITV empieza a sancionar por defectos en la carrocería

La nueva ITV ha servido para ponernos al día no sólo en lo relativo a las emisiones o mecánicas de los coches, también nos ha permitido saber que los desperfectos en la carrocería del vehículo son sancionables.

Son muchos los elementos que se consideran carrocería y que están muy ligados a la seguridad vial. Que las puertas se abran y se cierren correctamente o que los paragolpes estén deformados, son algunas de las cosas que comprometen la seguridad en un vehículo y desde esta última modificación serán motivo de no pasar la ITV.

Pero además, hay otros factores que te podrán hacer suspender la ITV:

  1. Puertas y molduras:
    Todas las puertas del vehículo deben abrir y cerrar bien, pues es una de las cosas que van a comprobar en la ITV, además de que las molduras deben estar en buen estado. Si alguno de estos factores no funcionan correctamente, podríamos tener problemas para pasar la ITV.
  2. Cristales y espejos:
    Los cristales y espejos son muy importantes para nuestra conducción, por lo que algo que comprobará un técnico de la ITV es que estén perfectamente fijados y que no presente grietas o fisuras. Si encuentra alguna imperfección en estos elementos el coche suspenderá la ITV y se tendrá que volver en el plazo máximo de un mes con el problema resuelto.
  3. Corrosión en la chapa:
    La carrocería es un aspecto importante en la seguridad vial y por ello es importante que se encuentre en buen estado. Una carrocería que presenta un problema de óxido y corrosión se puede considerar contaminante y si es muy grave nos pueden suspender la ITV.
    Desde Autorent te recomendamos no dejar de lado este aspecto e ir solucionándolos cuando vayan apareciendo para no tener problemas futuros en la ITV.
  4. Golpes visibles.
    Es probable que este dato no lo supieras, pero tener golpes en la chapa del vehículo puede ser motivo para que te tiren para atrás la ITV. Es cierto que deben ser golpes importantes, pues las abolladuras y desconchones son leves, pero a partir de ahora hay que tener en cuenta este aspecto.
    Según informa un estudio, en los últimos años se ha aumentado en un 17% los coches que no han pasado la ITV por grandes golpes en la carrocería, mientras que los fallos leves en la chapa del coche han crecido en un 42%.

En definitiva, los inspectores se fijarán en que no haya defectos de estado, en la existencia de aristas vivas o cortantes, en anclajes de portacontenedores deteriorados o inexistentes y en la fijación de paragolpes defectuosos o entradas de humo en el habitáculo.

 

discos de freno

SIGNOS Y CAUSAS PRINCIPALES DEL MAL FUNCIONAMIENTO DE LOS DISCOS DE FRENO

Todo lo que forma un coche es importante, pero los frenos son uno de los elementos de mayor importancia, sobre todo cuando vas a más de 100 km/h en carretera, que es cuando juegan un papel fundamental en nuestra seguridad vial. Dentro de los sistemas de freno, los discos de freno son una de las piezas clave para el buen funcionamiento del vehículo, pero ¿Sabrías detectar algún problema en ellos?

El propietario de un vehículo necesita conocer cuáles son los principales signos por los que un disco de freno funciona mal o está deteriorado, defectuoso y así, poder solucionar el problema lo más rápido posible y evitar averías futuras.

Las taras más habituales que se dan en los discos de freno son:

  1. Aparición de manchas en la superficie de la pieza
  2. Aparición de grietas y ranuras en la superficie.
  3. Porosidad del material.
  4. Deformación de los discos de freno.
  5. Área de contacto incompleta entre la pastilla de freno y el disco.

Síntomas de defectos de los discos de freno:

  1. Uno de los deterioros más relevantes se encuentra en la eficiencia de frenado.
  2. Aparición de golpes, vibraciones e impactos al frenar.
  3. Aumento de la longitud en la distancia cuando se frena.
  4. Disminución del líquido de freno en el tanque de expansión a un nivel muy bajo.
  5. Aparición de vibraciones en el pedal cuando se presiona para frenar.
  6. Sonidos extraños al frenar.
  7. Al frenar, que el vehículo no continúe la trayectoria y se desplace a los laterales.

¿Cuáles son las causas principales por las que se producen defectos en los discos de freno?

  1. Una conducción agresiva.
  2. Contaminación del sistema.
  3. Desgaste de las pastillas de freno.
  4. Estado desgastado de los discos de freno.
  5. Un uso de mala calidad en las pastillas y discos de freno.
  6. Un largo periodo de inactividad del vehículo.
  7. Colocar unas pastillas de freno incorrectas o de otro modelo.
  8. Aparición de corrosión.
  9. Defectos de fábrica.
  10. Un funcionamiento incorrecto del pistón de la pinza de freno.
  11. Excesivas cargas mecánicas y térmicas.
  12. Trabajos de montaje incorrectos.

Los profesionales recomiendan revisar los discos y pastillas de freno a partir de los 20.000 kilómetros y la vida útil de estos está entre los 80.000 y los 170.000 kilómetros, dependiendo del tipo de vehículo. Por lo que una revisión y puesta apunto a tiempo te puede ahorrar muchos disgustos.

 

Conducir en Invierno

10 Consejos para conducir en Invierno

El invierno es una de las épocas del año con condiciones climatológicas más extremas y peligrosas para conducir. Hoy os dejamos unos cuantos consejos para afrontar el frío, la lluvia, la nieve, el hielo y sus adversidades.

1. En primer lugar y antes de salir a carretera es conveniente revisar los puntos importantes que puedan poner en riesgo tu seguridad al volante. Revisar los niveles de los líquidos del coche y en especial los anticongelantes, los frenos y la dirección, los amortiguadores, la batería, los limpiaparabrisas y las bujías.

2. Sistema de climatización
Es importante mantener una climatización correcta en el habitáculo y que el conductor se sienta cómodo, ni demasiado frío ni demasiado calor. Además, es importante tener revisado el sistema de climatización, no solo para que la calefacción mantenga la temperatura adecuada, sino para controlar el empañado de los cristales.
Es posible que la calefacción funcione pero que los filtros estén sucios y por tanto no desempeñen correctamente su función. Recomendamos revisarlos periódicamente.

3. Alumbrado
En esta época hay más niebla, lluvia y menos luz, por lo que la visibilidad se reduce considerablemente. En este caso es recomendable conducir con las luces de cruce o cortas puestas para ser ver y ser vistor. Además, es importante revisar su posición y regularlas si es necesario para no deslumbrar a los otros conductores y/o sustituirlas si no funcionan.

4. Parabrisas y luneta posterior
Revisar los cristales y sus posibles grietas o roturas y reparar o cambiar para evitar que las heladas las rompan.

5. Equipamiento invernal extra
Es obligatorio: cadenas, chaleco, triángulos y rueda de emergencia. Además, en invierno se recomienda añadir: linterna, manta, botiquín de primeros auxilios y agua.

6. Cadenas de nieve
Durante el periodo invernal es recomendable llevar cadenas de nieve en el maletero. Tanto el formato tradicional como el textil son aptos, pero debes asegurarte que sabes como se instalan.

7. Rebajar la velocidad y circular en marchas largas
El hielo, la lluvia, el viento y la nieve hacen que sea necesaria conducir de manera menos brusca y a menor velocidad, pues al estar la calzada deslizante se pierde adherencia al terreno.
Es conveniente, siempre que sea posible conducir en marchas largas, incluso al inicio de la marcha(al arrancar) se recomienda hacerlo en segunda, siempre que sea posible.

8. Evita frenar
Ante fenómenos meteorológicos como nieve, hielo, firme mojado y viento para frenar lo ideal es ir reduciendo las marchas poco a poco y decelerar el coche hasta que se pare completamente.

9. Aumenta la distancia de seguridad.
Con situaciones climatológicas adversas como lluvia, niebla, hielo o nieve hay mayor probabilidad de sufrir un accidente, por lo que es importante mantener una distancia de seguridad mayor a la habitual que nos permita prever situaciones de peligro y reaccionar con tiempo suficiente.

10. Informarse
En invierno, es aconsejable informarse sobre el estado de las carreteras por las que se va a circular, el estado del tráfico y el tiempo que se va a tener. Además, no debe faltar tener a mano los números de asistencia en carretera y emergencias para no quedarte tirado.

Asimismo, te informamos que a partir de 21 grados aumenta la posibilidad de somnolencia, por lo que se recomienda conducir con ropa ligera y cómoda y que no impida el buen funcionamiento del cinturón de seguridad.

En definitiva, si sigues estos consejos superar el invierno al volante será mucho más fácil.